lunes, 28 de diciembre de 2009

Da un portazo, se marcha de la habitación, se encierra en el baño y grita sin cesar: Fuera de mi casa!
Todo ocurrió hace dos semanas. 14 de diciembre:
Puta Luna, porque me hace esto? Sabe que quiero estar con ella, pero no puede pretender que me quede todos los días en casa... Joder, y encima me dice que no la llame, se va a enterar, si es lo que quiere no la llamaré.
-Hola guapo, me invitas a una copa?
Era rubia, alta, con curvas perfectas, boca dulce y jugosa y ojos verdes felinos que invitaban al pecado, se llamaba Raffaella y se movía como si un pañuelo de seda se tratase. Se tomaron una copa, dos, tres, cuatro... eran las 12 de la mañana cuando despertó en su cama, con la lengua pastosa, las pupilas dilatadas, los labios rotos y la ropa en el suelo. A su lado Raffaella murmuraba algo en italiano mientras hacía círculos al rededor de su tatuaje, pero a el no le gustaba el italiano, a el le gustaba el francés. En ese momento recordó a Luna, esa exótica italiana saqueó el templo de Luna...
Sergio salió del hotel como si una llama le quemara los pies, quería llamar a Luna, contárselo, pedirle perdón, decirle que no significo nada para el... lo hizo.
-Si?
-Luna?
-Sergio, que pasa?
-Luna... tengo que decirte una cosa...
-Sergio, Sergio cariño, estás ahí?
-Si,si
-Dime...
-Luna yo...yo tequiero, mucho, como nunca...
-Lo sé, y se que solo me quieres a mi.
-Si.
Colgó. La ira y la impotencia se apoderaban de el...Luna era lo mejor que le había pasado nunca, pero como ser sincero con ella? Como romperle el corazón en pedacitos sabiendo que el también sufriría? Como despedazar así todo su universo?
Pasaron días, semanas, y decidió contárselo antes de que fuera demasiado tarde.
"Tout son univers est cassé"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuentame!