martes, 8 de diciembre de 2009


El reloj anuncia las 10 de la mañana, ella abre un ojo y lo ve a su lado, desnudo, con su castaño pelo enredado en si mismo, siente el tic-tac, tic-tac de su "Rolex" debajo de la almohada y se queda quieta contemplando la extraña forma en la que están entrelazados, abrazados, unidos, repara en su espalda estilizada de nadador. Le gusta la natación, y el lo sabe, lo comparten, se acompañan a los campeonatos, es su deporte... La espalda de Sergio se rinde bajo los dedos de Luna, que la explora, roza sus huecos, ondulaciones, la suave superficie de su columna, tiene una espalda preciosa, morena, brillante, perfecta... El sonríe y se remueve entre las sabanas, ella se queda quieta, como si por moverse toda esa armonía se fuera a deshacer en pedazos de cristal. Ella quiere seguir siempre así, quiere estar abrazada a el para siempre, pero no puede, y lo sabe más que de sobra, sus padres llegan en dos horas, pero el corazón la traiciona. Se gira y continua recorriendo su cuerpo con la punta de los dedos, el pelo, la nariz, la boca, el cuello, el pecho, el ombligo... ahí está, negro, terso, perfilado, una pequeña luna rodeada por un brillante corazón y justo debajo la frase " Tu es tout mon univers" brilla como si se escribiera con diamantes, su regalo, su marca, su promesa... su cuerpo tiene dueña, su cuerpo es de ella, de su Luna! Ella es todo su universo...

La felicidad la embriaga en ese justo momento, ella es todo su universo, lo es, ¿ Qué más puede pedir?

-En francés, lo has escrito en francés!-Grita mientras le besa.

El totalmente aturdido sonríe y devuelve sus besos. Luna es todo su universo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuentame!