sábado, 25 de septiembre de 2010

Como un gato sin dueño...








Estoy demasiado acostumbrada a perder, ni al parchís remonto la jugada. También es verdad que cuanto más tengo, más quiero! Pero creo que eso nos pasa a todos. He limitado mi tristeza a unos cuantos minutos esparcidos por el día en los que la tristeza, la agonía y el rencor me muerden el corazón hasta agujeros testigos de sus dientes. Soy la persona más insegura que conozco, pero también si hay que saltar salto, es decir, un bicho raro. Nunca estoy segura de que una persona me quiere hasta que no me lo dice, pero al cabo de unas horas me vuelvo a preguntar, ¿Será verdad? He decidido que el único hombre en el que confiaré el resto de mi vida es mi padre, al fin y al cabo, el seguro que no me quiere hacer daño y es el único hombre que estoy más que segura que da su vida por mi.  Me pongo más rara de lo normal en los días de lluvia, necesito más cariño, más apoyo y más mimos que los demás días. ¿Problema? Vivo en un lugar donde al menos 182 días al año llueve. Por lo tanto soy una mimosa de mucho cuidado, quizá por eso mi perra se cela... Para más inri los días como hoy, de diluvio total, me vuelvo masoquista y no hago otra cosa que escuchar canciones lentas sobre el desamor y ver películas ñoñas. Pero por otra parte, estoy tan acostumbrada a perder, como ya dije, que las cosas me afectan menos de lo normal si no fuera por mi inseguridad la gente pensaría que no tengo corazón, creo que cuando pasa algo fuerte en tu vida, una perdida grave te lo replanteas todo, ves que la gente se irá, pero que "todo pasa y todo queda" y que de las perdidas leves ni siquiera te acordarás. Dentro de veinte años no recordarás la fecha en la que el vecino de arriba decidió romper contigo, sin embargo siempre recordarás fechas como el cumpleaños de tu madre, el día en que tu abuela se marchó, el día de nacimiento de tu hija... Por lo tanto no soy de las personas que lo exteriorizan todo, la verdad me parece un poco "rompe-pelotas" que la gente llore hoy porque su novio con el que lleva dos días la ha dejado y tres días después esté enamorada de otro, y la historia se repite...
Con esto no quiero decir que yo no me enamore, que yo no quiera, que yo no sienta, pero lo veo todo de otro modo, no voy a acabar mi vida con el novio que encuentre pasado mañana, ni quiero, ni debo, ni puedo...
Perdón por el tostón de texto, estaba "inspirada"...
Siempre quedarán "días soleados soñando por los tejados" para compensar los días en los que "llueve sobre mojado"
Un saludo y disfruten de su tarde delante de la televisión.
Un beso!

2 comentarios:

  1. cosurruncia!
    ya te había dicho que me encantaba el nuevo diseño de tu blog :)
    Y ya sabes que me gustan mucho las fotos ;) jajajajaja
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Dios, no me doi aclarado como se utiliza esto.. pero bueno :)
    tequieroFranches(L

    ResponderEliminar

Cuentame!