jueves, 21 de octubre de 2010

Felefantes fushias fashions!

-¿Quién te ha dicho que me quieras?


-Es lo que todo el mundo quiere. ¿No?

-No. El cariño se convierte en amor, el amor en celos, los celos en posesión y todo esto al tiempo se convierte en compromiso y a mi esa palabra me da miedo, angustia, rabia.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Hace dos meses aun y ya parece media vida! Dos meses que la luz que iluminó mi infancia se apagó!
 
Las ideas vuelan de mi cabeza a la velocidad de la luz, sin saber ni porqué ni porque no... Dice Sabina que las musas son caprichosas, celosas que las musas siempre te dejan a medias! Y yo le doy la razón.
Sé que la foto no es muy buena, pero le tengo cierta simpatía, viréis, por muy deforme que sea, adoro mi espalda por todo el tiempo que me llevo moldearla nadando y nadando y a todo esto, el otro día después de bastante tiempo decidí ir a la piscina con mi hermano y me di cuenta de cuanto echaba de menos el medio acuático en el que casi, casi "me crié".
Un beso :)

4 comentarios:

  1. Hola! creo que es la primera vez que me paso por aquí, pero verás, lo que has escrito me ha llegado!!
    No sé el por qué, pero a mí también me crea un miedo y una angustia horrorosa...llevo 5 años con él, y le quiero muchísimo, se puede decir que estoy enamorada de él, pero somos tan diferentes, tan jóvenes, tan opuestos nuestros futuros, que me angustia todo este tiempo que llevamos! y no sé por qué...
    *yo también fui nadadora de peque jeje

    Lo siento por soltarte esto sin conocernos, pero me han calado tus palabras! te felicito por el blog!
    Un besazoo Carolina!

    ResponderEliminar
  2. Cuanta razón haha y menuda espalda más morena :)*envidia*
    En fin poca inspiración, nos vemos en... 20 min exactos hahahaha Te quiero!

    ResponderEliminar
  3. Muchísimas gracias por pasarte guapa:)
    Un blog genial el tuyo.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Me encanta nadar aunque nunca lo he heco a nivel deportivo como tú, pero en el agua me siento pez! un besote

    ResponderEliminar

Cuentame!